Al comprar un zapato de piel Pikolinos, muchos clientes nos preguntan cómo limpiarlo, cuidarlo y conservarlo adecuadamente. En ocasiones compramos productos de limpieza, cremas, sprays y soluciones químicas para obtener un buen resultado en la limpieza del calzado.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las pieles Pikolinos son productos naturales, y como todo elemento orgánico, lo principal es retirar el exceso de suciedad con un trapo o bayeta ligeramente humedecida con mucho cuidado, Para posteriormente dejarlos secas al natural (no exponer a focos de calor).

A continuación, para conseguir un resultado óptimo en la limpieza del zapato, es aconsejable hidratar o nutrir bien la piel ya que es natural y está libre de las anilinas que cubren los poros. Por ello es aconsejable aplicar Crema Incolora Neutra, (libre de tintes y productos químicos). Con ayuda de una esponja, aplicaremos una ligera película sobre la superficie de nuestro zapato, dejando que este la absorba y penetre en la piel. Una vez los zapatos han absorbido la crema incolora los frotaremos con ayuda de una bayeta de algodón enérgicamente, de esta manera provocaremos que recuperen el brillo original. Esta acción es aconsejable cada quince días, de esta manera garantiza un buen mantenimiento del calzado.

Para una limpieza diaria aconsejamos pasar una bayeta ligeramente humedecida, dejar secar al natural y frotar los zapatos con esponjones de cera de abeja. Los fabricantes recomiendan la cera natural de abejas que puedes encontrar en cualquier supermercado o gran superficie. Además, en las cajas Pikolinos siempre encontrarás una esponja hidratante impregnada de cera natural de abeja para una limpieza diaria. Si lo prefieres, en los puntos de venta Pikolinos puedes encontrar cremas naturales recomendadas para el tratamiento de nuestra piel.

Es importante tener en cuenta que no se debe limpiar el zapato directamente con la esponja, ya que antes se debe limpiar retirar los excesos de suciedad con un trapo. Si no lo hacemos, la esponja no hará más que esparcir la suciedad del zapato.

En caso de manchas, recomendamos que se limpie el zapato con jabón neutro, frotando cuidadosamente y luego retirar el jabón con un trapo húmedo. A continuación, se debe dejar secar el zapato a la sombra en un lugar fresco y seco.

Otra duda frecuente de los usuarios es qué hacer cuando el zapato de piel se moja por la lluvia. La mejor forma de secar el zapato será introduciendo papel de periódico dentro del zapato para que absorba la humedad y, posteriormente, dejar secar a la sombra, para que el zapato recupere la flexibilidad y su aspecto natural. Es importante no exponer el calzado a focos de calor, esto resecaría la piel dejándola dura y acartonada.

A la hora de guardar los zapatos hasta la próxima temporada, lo recomendable es conservarlos en la caja original de forma adecuada, en un lugar seco y con papeles en el interior de los zapatos para evitar que la piel se deforme.